REVISTA SEEOF

Revista SEEOF n31 (OCT 2020) > Práctica clínica

Mentoría de enfermería en un quirófano de oftalmología: enseñanza de igual a igual (peer to peer) / Nursing Mentoring in an Ophthalmology Operating Room: Peer to Peer Teaching

INTRODUCCIÓN

Recientemente se han incorporado al quirófano de oftalmología, dos enfermeras con larga experiencia quirúrgica, pero desconocedoras de la especialidad. Actuando en calidad de mentora(1), junto con otra compañera, nos hemos planteado como ha sido el proceso, su desarrollo y cómo deberíamos actuar,al formar profesionales de nueva incorporación.

OBJETIVOS

Reflexionar sobre nuestra experiencia profesional que, a la vez personal, de lo que hemos sentido y experimentado al mentorizar a compañeras, desde una posición de igual a igual, o lo que es lo mismo, peer to peer. Valorando lo aprendido, barreras vividas y finalmente, revisando bibliografía, con el objetivo de mejorar futuras mentorias.

DESCRIPCIÓN DEL CASO CLÍNICO

El conocimiento enfermero, entre otras formas, se transmite a partir de la interacción entre profesionales. Donde alguien con mayor experiencia (Mentor) guía al de menor conocimiento (mentee)(1).

Cuando iniciamos la formación de nuestras compañeras, el plan de formación que establecimos, fue queno había tal plan. Según nos encontrábamos hacíamos.

Las enfermeras en formación pidieron lavarse en todas las intervenciones, así lo hicimos, asumiendo nosotras el papel de circulante a tiempo completo. Realizamos la formación a la vez que el programa quirúrgico, intentando no enlentecer el flujo de trabajo, ni por supuesto, disminuir la calidad de los cuidados enfermeros.

Teniendo en cuenta que 2 días por semana se realiza cirugía de Polo Posterior (desprendimiento de retina, membranas maculares, cirugías combinadas…) y 3 días Polo Anterior (cirugía de cataratas y/o glaucoma, trasplante de córnea…) el flujo de información que deseábamos transmitir, variaba de forma considerable según qué subespecialidad se realizaba. Por lo que había días que la información emitida era tanta, que provocaba una sobresaturación, desgaste físico y mental, tanto de la enfermera en formación como de la formadora.

A modo de ejemplo, en una sesión quirúrgica de cirugía de cataratas, la información trasmitida era menor que en una sesión de retina. Lo que comportaba que hubiera días muy densos para ambas. Podía ser agotador.

Al ser profesionales que conocían el centro pudimos obviar la parte del funcionamiento interno(circuitos organizativos, funcionales, administrativos, informáticos) y protocolos generales de actuación(Checklist).  No así, los protocolos propios de oftalmología.

Preparación ocular y manejo anestésico, propios de la especialidad; bloqueos oculares, condiciones de comodidad y seguridad del paciente, fueron cubiertos sin mayor complicación.

El material quirúrgico, aunque específico, es poco. Por lo que supuso un esfuerzo relativo, teniendo en cuenta la gran experiencia de la enfermera en formación.

Sin embargo, al ser una súper especialidad con material, aparataje y productos únicos, la parte técnica se complica requiriendo de mayor afán, tiempo e implicación.

Por un lado, está el aprendizaje del aparataje específico:

Y por otro, tenemos la manipulación de fármacos y sustancias tales como, gases taponadores, prótesis diversas, movimientos al instrumentar, material fungible…..

No solo se debe conocer la gran diversidad y función del material fungible, también al tratarse de productos únicos y específicos de la especialidad, implica que no podemos pedirlos o cogerlos de otro quirófano. Esta exclusividad implica siempre mayor control de los stocks, que como enfermeras realizamos junto a la gestora asistencial.  Nosotros utilizamos el sistema de stock de doble cajón, por lo que siempre se repone el material, cuando se cursa la demanda. Pero debemos de estar pendientes de esa reposición, ya que en numerosas ocasiones nos encontramos con problemas, como rotura de stocks que no nos han comunicado o mayor consumo de un determinado producto. Y, por el contrario, también debemos valorar la rotación de los productos, cuando se utilizan poco, por posibles caducidades. Conocer sustitutos posibles, si los tenemos. En resumen, siempre un paso por delante de lo que se puede necesitar. Y esto se realiza a la vez que la formación y la actividad quirúrgica.

También está el hándicap de formar y aprender en un espacio sin luz, con material de microcirugía y/o pequeños calibres. Querer explicar cómo montar una porta agujas o valorar si una lente está bien montada puede ser un poco complicado.  Igual que cuando se prepara medicación (acetilcolina, triamcinolona, antibiótico…), por su reconstitución y micro dosificación.

En la formación, las lentes se merecen un punto y aparte. Como ya sabéis, existen infinidad de lentes, precargadas, 3 piezas, monobloque…. Cada una con su inyector y cartucho, en el caso de que no sean precargadas.  El montaje se aprende una vez lavada y según se requiere. Esto genera estrés tanto a la enfermera que monta la lente como a quién intenta explicar el montaje, ya que una vez implantada, en caso de hápticos rotos o marcas en la óptica, puede provocarcomo poco una inestabilidad pudiendo necesitar el explante de la misma, y nueva implantación.

DISCUSIÓN

Hemos revisado la parte más técnica que debemos transmitir a nuestra mentee.  Pero tan importante es esta parte, como la humana. Deseamos resaltar que introducir/acoger a un profesional en un equipo quirúrgico no sólo es transmitir información y conocimientos, va mucho más allá, es capacitarla para asumir su nuevo rol, fomentar las relaciones de grupo, ubicarla en el escenario. Cada quirófano funciona como una casa, donde hay costumbres y formas de hacer propias, en la que los profesionales vinculados se sienten seguros y cómodos. Un nuevo miembro será valorado con lupa, con recelo, al menos al principio. En esta etapa nuestra función será mediar entre el nuevo miembro y el equipo, para conseguir alcanzar su integración de pleno derecho. Entre nosotras no sólo existía una relación profesional si no también una buena relación personal, que facilito mucho este acompañamiento, gracias a la confianza mutua que tenemos.

De manera retrospectiva, una vez analizada la experiencia vivida, que hemos intentado sintetizar y transmitir, nos planteamos cómo podríamos, para futuras mentorias, minimizar aquellos aspectos que provocaron saturación, disminucióndel estrés, potenciar los puntos fuertes, es decir, mejorar el proceso formativo.

Para ello hicimos una reflexión personal y búsqueda bibliográfica.

EL ORIGEN: Si buscamos el origen del nombre Méntor, este nos lleva a la mitología griega. Cuando Ulises, en la Odisea, parte a Troya encomienda a su fiel amigo Méntor la educación de su hijo. El nombre de este personaje ha llegado hasta nuestros días, y según la Real Academia de la Lengua (1), el nombre mentor significa consejero, guía, maestro o padrino. De todas estas acepciones nos quedamos con la de guía.

FINALIDAD: El fin de toda mentoria “es ayudar a aprender algo que no hubieras aprendido, o lo hubieras aprendido más lentamente o con dificultad, de haberlo tenido que hacer por tu cuenta” (2). Por lo tanto, podríamos decir que somos facilitadoras de un proceso. En el que ambas partes deben estar preparadas para esta nueva etapa

EL MENTOR: Cuando aceptas o asumes formar a otro profesional, no sólo se debe estar predispuesto a enseñar, si no que se debe estar preparado para asumir ese rol de guía. No sólo cuenta la intención.Características que debe tener un mentor(3,4)

EL MENTÉE: Debe comprometerse a ser guiado, a reciclar sus conocimientos y a aceptar que se encuentra en un proceso de formación, aunque sea un experto profesional(3,4). Características deseables en un mentée:

LA MENTORIA: Nuestro punto de salida debería establecer que no será únicamente un proceso informativo, si no que se trata de un proceso constructivo (5,6), buscando la optimización del aprendizaje y desarrollo máximo del potencial humano.Sus connotaciones:

Hemos realizado el proceso al revés, comenzando por la experiencia y continuando en la búsqueda del porqué, pero lo que sí hemos constatado, a través de ésta experiencia, ha sido la necesidad de la Mentoría, y también, la necesidad de la existencia de un protocolo para poder realizar de forma efectiva y eficaz la tarea de enseñar a una nueva compañera, es decir, la Mentoría

CONCLUSIONES

BIBLIOGRAFIA

  1. Diccionario de la lengua española (2014) (23 ed.). [Sede web]. Real Academia Española. [Consultado 12 agosto 2019] Disponible en: https://dle.rae.es/
  2. Alcanzando el futuro: el papel de la mentoria en el nuevo milenio. Programa de Apoyo al Liderazgo y la Representación de la Mujer (PROLID). 1999 Peer Resources[internet] British Columbia Canadá. Agosto 1999 [acceso 12 agosto 2019]. Disponible en: https://www.buenastareas.com/ensayos/Mentoring/812470.html
  3. Camacho Bejarano R, García Flores Y, Calvo González G, Carrasco Gómez A L, Gómez Salgado J. La mentoría clínica en el desarrollo competencial de los profesionales de Enfermería: la visión desde el Reino Unido. IndexEnferm  [Internet]. 2011  Jun [citado  19 mayo 2019];  20(1-2):101-105. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1132-129
  4. Nuñez del Rio MC. La mentoría entre iguales en la Universidad. Fundamentos básicos. Doc.410.1/IX/2012. [Monografía en internet]. Madrid. Universidad Politécnica de Madrid. Instituto de ciencias de la Educación [acceso 20 mayo 2019]. Disponible en: http://www.upm.es/sfs/E.T.S.I.%20Agronomos/ACTUALIDADES/La%20mentoria%20entre%20iguales%20en%20la%20Universidad_ICE.pdf
  5. Sánchez Avila, C. Red de mentoría en entornos universitarios españoles: resultados de un análisis comparativo. Revista Mentoring& Coaching [internet] 2010[acceso 20 mayo 2019]; 3:13-30. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/revista?codigo=17114
  6. Sánchez García MF, Manzano Soto N, Suárez Ortega M, Rísquez A y Oliveros Martín-Varés L. (2009). Desarrollo de un sistema de orientación tutorial en la UNED: primeros resultados del programa de mentoría. Revista Mentoring& Coaching [internet] 2009 [acceso 20 mayo 2019]; 2:39-55. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/revista?codigo=17114

Referenciar: Ortiz Parrilla MT, Bujalance Pérez C, Marco Martinez MC, Berenguer Gallur A, Fernandez Labrada MC, Porcar Andreu L,. Mentoria de enfermería en un quirófano de oftalmología: enseñanza de igual a igual (peer to peer). SEEOF [revista en internet]. 2020 [fecha de la consulta]; (31). Disponible en: http://www.seeof.es/revista